Burgers de soja texturizada y germen de trigo

burger soja tx

Hace tiempo que compré 1/2kg de soja texturizada y la tenía muerta de asco en la despensa, y hoy al abrir el armario, no he podido evitar mirarla con ojitos y decirle: “De hoy no pasa: hoy te como”

Hace unos días compré también sazonador “pollo” en el Lidl y quería darle uso, y aunque admito que se lo he puesto alguna vez al seitán, quería ver como quedaba en una burger. No os voy a engañar: a pollo no sabían. Pero ¡que ricas han quedado!

Esta vez las he hecho a mano (sin cortador/molde matalico) para que quedaran más caseras. Así que me he puesto manos a la obra.

Ingredientes:

  • 80 gramos de germen de trigo
  • 100 gramos de soja texturizada
  • 2 cucharadas de harina integral (trigo, espelta)
  • 4 cucharadas de pan rallado
  • 300 ml de caldo de verduras
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • medio pimiento rojo mediano
  • 250ml de caldo de verduras
  • perejil fresco
  • 1 cucharadita de té comino molido
  • 1 cebolla
  • 1 diente de ajo
  • sal y pimienta

Preparación paso a paso

  1. En un bol mezcla la soja con las especias (sal, pimienta y comino).
  2. Calienta sin hervir el caldo de verduras. Añade la salsa de soja y vierte sobre el contenido del bol.
  3. Remueve hasta que se absorba y reserva.
  4. Pica muy fino el ajo, la cebolla, el perejil y el trozo de pimiento.
  5. En una sartén mediana, calienta aceite y añade los ingredientes del paso 4.
  6. Añade a la sartén el contenido del bol, mezclando bien y ajustando la sal.
  7. Añade la harina y el germen de trigo y sigue removiendo, durante 5 minutos.
  8. Apartamos del fuego para que pierda temperatura.
  9. Añade el pan rallado y ahora pasaremos a hacer las formas de hamburguesa.
  10. En una superficie o bandeja, espolvorea pan rallado.
  11. De la masa, toma un ración: la medida es entre dos y tres cucharadas soperas colmadas. Aplana y da forma redonda sobre la superficie del pan rallado.
  12. Fríelas a tu gusto y combínalas con salsas.

Et voilà! son muy sencillas y nutritivas, y están buenísimas. Podéis congelarlas o comerlas al momento. No olvidéis que si las congeláis tienen que estar bien envueltas para evitar que entre demasiada humedad y se cristalice, lo que haria que se rompieran en la sartén.

Espero que os gusten y las pongáis en práctica. Bon apetit!

Deja un comentario