Albóndigas de avena (Versionando a Gastrocenicienta)

Albóndigas de avena (Versionando a Gastrocenicienta)

Hace muchísimo ya que sigo a Gastrocenicienta. Y no paro de ver como todo el mundo versiona sus fabulosas albóndigas de avena. Y claro, yo no iba a ser menos. Sabía que todo lo que hace aquí, la maestra Gastro, está delicioso, pero como yo no soy muy amiga de la avena.. nunca pensé que me gustaría tanto esta receta!

Como siempre, acostumbro a cambiar algunos ingredientes, en función de si los tengo o no, o en este caso, a mi me gusta hidratar o hervir las cosas en caldo de verduras (en lugar de usar agua sola)

Pero, como siempre que versiono algo, os dejo el link a la receta original, y por favor ¡NO DEJÉIS DE VISITAR SU BLOG! Lo que hace esta mujer, no es normal <3

Receta: http://gastrocenicienta.blogspot.com.es/2013/07/albondigas-de-avena-con-pisto-y-patatas.html

 

Ingredientes para 14-20 albóndigas:
– 2 vasos (tamaño nocilla) de avena en copos finos
– 2 vasos de caldo de verduras (yo uso el de Vegetalia, que además es ecológico)
– 1 pellizco de comino en grano
– 2 pellizcos de comino molido
– 2 pellizcos generosos de perejil (si es fresco, mejor)
– 2 cucharadas soperas de harina de trigo integral + cantidad necesaria para rebozar.
– sal rosa del himalaya
– molinillo 4 pimientas
– 2 dientes de ajo
– aceite para freír

1. Disponemos los 2 vasos de avena en un bowl, sal pimentamos (sin pasarnos de sal, que el caldo ya lleva sal), añadimos comino en grano, en polvo y perejil. Mezclamos bien.
2. Llevamos a hervor el caldo de verduras.
3. Picamos fino el ajo y lo añadimos a la mezcla de avena seca. Mezclamos bien.
4. Añadimos poco a poco el caldo a la mezcla de avena, mezclando bien hasta formar una pasta, pero asegurándonos de que toda la avena queda húmeda. Os aconsejo añadir poco a poco el caldo para no pasarnos, porque probablemente usemos 1 vaso y 3/4 del otro.
5. Una vez conseguida la pasta húmeda, comprobamos de sabor y rectificamos si lo vemos necesario.
6. Añadimos 2 cucharadas de harina y mezclamos bien.
7. Calentamos aceite para freír en una sartén.
8. Formamos albóndigas con las manos y las rebozamos en harina antes de ponerlas a freír.
9. Freímos y las vamos colocando en un plato con papel absorbente.
10. Servir con un buen sofrito de tomate y cebolla, o con pisto de verduras 🙂

 

Et voilà! No os puedo decir lo buenas que han quedado ¡Tenéis que comprobarlo vosotros mismos!

Espero que os haya gustado tanto como a mi, y de ser así, ¡Escribid a Gastrocenicienta para darle las gracias! Bon apetit!

Deja un comentario