Croquetas de Espárragos trigueros con bechamel de leche de arroz

Si hay un alimento que nos encanta a todos y que nos recuerda a nuestra infancia, esas son las croquetas. Las croquetas es una comida que es bastante simple, pero puedes cambiar mucho sus ingredientes con el objetivo de lograr diferentes resultados. Uno de los ingredientes más importantes, aunque no lo creas, es la leche; yo he probado con todo tipo de leche, como la leche de soja, pero es demasiado dulce y no me agradaba demasiado: la leche entera de vaca, una de las mejores opciones, pero al final haces unas croquetas más grasas y en esta última ocasión, he decidió probar con la leche de arroz y cómo podéis imaginar, de hecho por eso tenéis aquí esta receta, el resultado fue espectacular.

1

A continuación, os voy a dejar con los ingredientes necesarios para hacer unas 20 croquetas de un tamaño considerable, ! Vamos a por ello!

Los Ingredientes necesarios para nuestras 20 croquetas :
– Un puñado de espárragos, en este caso trigueros
– Una cebolla de buen tamaño, es importante que tenga el verdeo.
– Tres cucharadas soperas de margarina vegetal o de aceite de oliva, que es la opción mas recomendada.
– Usa 100 ml de un vino blanco, el que suelas usar para cocinar.
– Una pizca de sal normal.
– Un puñado de pimienta molida, la cantidad exacta irá acorde a tus gustos y preferencias.
– Cinco cucharadas soperas con harina de trigo blanca
–Una pequeña taza de caldo de verduras concentrado, el que más te guste o el que uses.
– 400ml leche de arroz, hay muchas marcas, escoge la que veas en el mercado o alguna que ya conozcas. Necesitarás un poco más para poder hacer el rebozado.
– Pan rallado: uno de los ingredientes imprescindibles para el rebozado.
– Aceite de Oliva: lo usaremos para freír nuestras croquetas, aunque también puedes usar una freidora de aire.

A continuación, iremos detallando paso a paso para tener nuestras fabulosas croquetas.

  • Lo primero es cortar la parte que se encuentra en la zona baja de los espárragos, hasta quedarnos con la zona verde del producto. Una vez que lo tengamos, vamos a lavarlos y dejamos que se escurran durante cinco minutos, aproximadamente.
  • Ahora cogemos la cebolla y vamos a picarla muy fino, tanto la cabeza como el verdeo, pero lo mantenemos separado. A su vez, los espárragos vamos a cortarlo en rodajas superfinas.
  • Ahora, cogemos una olla que no sea muy pequeña y echamos la margarina, o en su defecto el aceite de oliva, y esperamos que funda a fuego lento. Tras esto, echamos los espárragos durante 2 minutos y luego echamos la cabeza de la cebolla durante 5 minutos; removiendo un poco los ingredientes.
  •  El siguiente paso es añadir el verdeo de las cebollas, que separamos anteriormente, hasta que todo quede blando. Ahora es el momento de añadir nuestro caldo de verduras y el vino blanco, lo removemos un poco y lo dejamos algunos minutos para que el alcohol se evapore y todo este perfecto, el momento ideal para echar la sal.
  • El siguiente paso es echar la harina y mezclarla hasta que se vaya cocinando y quede con un aspecto final similar al de una pasta. Cogemos la leche, en este caso la de arroz, y la añadimos sin dejar de remover para que se forme la bechamel, y en los últimos momentos, cuando está prácticamente lista, subimos el fuego y seguimos removiendo a la vez, para evitar que se nos pueda quemar.
  • Buscamos un tupper lo suficientemente grande para poder verter encima la masa y lo vamos a dejar que se enfríe, lo más recomendarlo es dejarlo unas horas o incluso una noche en el frigorífico.
  • Ahora viene una de las partes más divertidas, darle forma de croquetas a la masa. Cogemos una cuchara y nos ayudamos de ella para coger un trozo de masa y con nuestras propias manos, mojadas con un poco de la leche que usamos anteriormente, le damos la forma que deseemos y la rebozamos en el pan rallado y volvemos a repetir este proceso por completo; así tendremos que hacerlo con cada una de nuestras croquetas. Ten en cuenta que según el tamaño que vayas haciendo, tendrás más o menos croquetas al final.
  • El paso final, freír las croquetas. Debemos de asegurarnos que el aceite esta a la temperatura adecuada para que queden bien y también tendremos que tener un plato con papel de cocina, para que absorba todo el aceite que sobre de la croqueta.

¡Y listo! Ya tenemos nuestras fabulosas croquetas gracias a esta receta novedosa, probadla por vosotros mismo y esperamos que el resultado os encante tanto como a nosotros.

Deja un comentario