“Cómo ser vegano” y “Dietista ética” (Arantza Muñoz) en otros medios y blogs

Para que vean ustedes, el “uso” que le doy yo a las cosas estas analíticas que tiene wordpress o incluso, aquellas páginas webs, dónde analizan que si SEO, o su tía la del pueblo.

estadisticas comoservegano (2)
Quién no actualiza o interactúa mucho, como yo, no tiene unas estadísticas para tirar cohetes

Sí, señores, no todos los que tenemos un blog, estamos todo el día obsesionados con ganar followers, visitas o dinero con él.

Algunos, simplemente, lo usamos para difundir información, opciones, compartir con otras personas cosas que nos pasan (y recibir feedback) etc.

Vamos, como lo que es, una red social más. Que entiendo que se puede sacar dinero de aquí, pero que como no es mi finalidad, pues hay cosas que no sabía.

Total, que me da por mirar, cosillas de wordpress, y veo que puedo mirar de dónde llegan las visitas (países, pero también, desde que otra web o página de búsquedas, incluso usando qué palabras en las búsquedas, vosotros, pillines, habéis acabado aquí)

Y me hace especial ilusión, porque en muchas de esas páginas, hay personas a las que admiro, compañeros, y otros, son medios que, no vamos a negar, tiene su “importancia” o reconocimiento.

(Éste apartado irá siendo actualizado tanto como pueda)

Así que, con un poquitín de orgullo, he decidido hacer ésta lista, dónde se nos nombra, y de paso, también le echáis un ojo a esas páginas o blogs, que ojo, su mérito tienen :)

Gastronomía vegana (Aquí, la señora Virginia, también a los fogones virtuales de creativegan.net, se ceba conmigo, y aparezco en muchos artículos, enlazando a mis recetas. Gracias amor Cremas de verduras, ensaladas de legumbres, snacks rápidos, cómo veganizar guisos, cómo cocinar garbanzos, recetas navidad vegana.

Nutrition is the new Black: la genialosa Venozolana, Víctoria Lozada, compañera de profesión, en su blog nombra las famosas burgers de lentejas

Directo al paladar: una conocidísima web de recetas y trucos culinarios, nombran las albóndigas de soja y avena que veganicé (receta original de mi santa madre)

El comidista: A una entrevista a Marta, de Midietavegana, le preguntan por recetas, y una de ellas es la crema de cacao con aguacate del blog!

En el Huffington post: en un recopilatorio navideño, hablan de los buñuelos de no-bacalao que confundirían al propio pescador!

Los X mejores no sé qué: (Éste inicio de artículo siempre me ha hecho gracia, porque te hace sentir guay, pero luego piensas “Ya, bueno, son los mejores para el que escribe, pero digo yo, que el que lee, tendrá su propia opinión al respecto” por lo que, los que estéis en esos “mejores no sé qué”, procurad no fliparos, que es la opinión de uno sólo xD)

Vitónica: reconozco que ésta mención, por LadyFitness Madrid, fue un notición que me costó asimilar, especialmente, porque salgo acompañada, por profesores, mentores, personas que me inspiran y motivan, compañeros de profesión en muchos casos, tales como: Aítor Sánchez de Midietacojea.com, Lucía Martínez de dimequecomes.com, ambos de centroaleris.com, powerexplosive, fitnessrevolucionario, fitnessreal, sergiopeinado.

Risotto de setas con arroz arborio y concentrado de shiitake casero

16681639_1387097868027780_3190239853999316292_n.jpg

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de hacer un risotto, como se tiene que hacer: con arroz arborio. Un arroz que se caracteriza por quedar al dentro pero a la par, desprender parte de su almidones, lo que le da esa “melosidad” al risotto, sin necesidad de añadir natas y otros destrozos que hemos hecho (me incluyo) a este plato típico italiano.

He intentado respetar la receta original, pero, evidantemente, la he veganizado. Por lo que aparecerán ingredientes que no aparecen en la receta original.

Pero bueno, vamos al lío, que las críticas ya llegarán luego.

Ingredientes para 4-5 personas:

– 1 bolsa setas congeladas de 400-450gr (podéis usar frescas, pero mira, yo no me complico, compro, congelo y cuando me apetece, hago el risotto)
– 350gr de arroz arborio (no, no sirve otro arroz si quieres que te quede igual)
– 250gr de concentrado de shiitake casero (¡no te agobies! en esta receta te enseño a hacerlo, paciiiiieeeenciaaaaa)
– 1/2 vaso de vino blanco
– 2 cdas soperas de perejil seco (o usa fresco al gusto, no vaya a ser que se acabe el mundo si no tienes del seco)
– 1 cubito de caldo de verduras concentrado
– 1 cda sopera rebosante de margarina (sí, lo sé, es el mal, seguro que nos matará a todos, pero la receta original usa mantequilla, y mira, prefiero no matar animales para conseguirla)
– 1 o 2 cebollas dulces picadas muy finas (dependerá de su tamaño, si ves una gigante, con esa tienes suficiente, si son pequeñas, igual hasta te hacen falta 3, yo que sé, no nos vamos a morir por eso)
– 3 dientes de ajo hermosos (vamos, grandotes, si son pequeños, usa más)
– 3 cdas soperas rebosantes de levadura de cerveza (o nutricional, si tienes problemas con el gluten) y cuando digo rebosantes, digo like no tomorrow.
– 700ml de agua filtrada (yo uso filtrada con jarra típica, porque si no, da asco, pero puedes usar la que quieras)
OPCIONALES: Queso vegano parmesano y/o estilo feta.


Antes de empezar cosas que tenemos que saber:

– El risotto con arroz arborio no se hace como una paella, no se deja ahí todo puesto y cuando llegas como por arte de magía ya se ha hidratado todo el arroz. Tenemos que estar removiendo constantemente, y añadiendo el agua a demanda, no toda de golpe.

– El concentrado de shiitake se hace de la siguiente manera:

1. compras una Bolsa de shiitake deshidratado, y lo dejas toda la noche en agua caliente en un bol.
2. Al día siguiente pones todas esas setas con agua + un poco más de agua en una olla pequeña-mediana y ponemos a cocer hasta que se hayan reblandecido. Os aconsejo que tapéis la olla para que no se vaya mucha agua, si véis que se va quedando sin agua, añadid un poco más.
3. Cuando estén hechas, trituramos junto con el agua, hasta conseguir un puré que dejaremos enfriar.
4. Yo congelé la totalidad del puré en 5 bolsas y congelé, y uso una bolsa cada vez que hago un risotto.

Procedimiento: 

1. Sofreímos las cebollas, bien picadas, en la margarina a fuego medio-lento.

2. Cuando esté casi hecha, añadimos el ajo picado, y removemos mientras subimos un poco el fuego.

3. A los 5 minutos, añadimos el vino blanco, el cubito de caldo de verduras picadito, el perejil, y removeremos bien. Dejamos cocinar 3 minutos.

4. Añadimos las setas y salteamos hasta que se hayan descongelado. Veréis que queda un liquidillo, no pasa nada. Nos interesa, ese agua, es el líquido resultante de la descongelación de las setas, y nos dará saborcillo al risotto.

5. Una vez estén las setas, añadimos el arroz, añadimos el concentrado de shiitake, y removermos bien. Vamos añadiendo agua a demanda, sin dejar de remover.

6. Cuando el arroz esté casi hecho (lo notaremos porque se va espesando y si lo probamos, está al dente por dentro, y blandito/meloso por fuera) Añadimos la levadura de cerveza y/o queso vegano.

7. Corregimos de sal y pimienta. Y listo.

A nosotros en casa, nos mola mucho, y siempre hacemos de más, para comer al cabo de dos días,

Cómo ser blogger sin morir en el intento: cuando tus camaradas hacen de tu asqueo unas risas infinitas (Volumen 2)

¿Os acordáis de éste post en el que os explicaba que, mis camaradas, hicieron de uno de los miles momentos frustrantes cuando llevas un blog, de un momento de risas?

Si no es así, pincha aquí y ponte al día, y si ya sabes de que va, no te pierdas la 2ª entrega, porque sí, la cosa siguió.

PD: habéis adivinado ya quiénes eran los blogs escondidos tras los personajes disney?

050607080910

Huelga decir, que esto ocurre en TODOS los blogs y foros de internet. Y que nosotros, sólo estamos reflejando los de comida y dietética. Pero en los de deporte, en los de hacer manualidades, en los de física…

Hemos creado un mundo de “Maestros de todo aprendiz de nada” y de gente que en lugar de poner la misma frase en google (o en tu web de referencia sobre el tema) y ver los resultados (y si nos ponemos exquisitos, de comprar un libro!) prefiere preguntar (y no leer comentarios anteriores) a una persona, cómo si esa persona fuese a solucionar su vida.

Bastante tenemos con tirar de nuestra vida. ¿Os imagináis 38mil personas (en mi caso, en el de Lucía de http://www.dimequecomes.com más de 40mil, y en el Marta, de Midietavegana.com más 71mil!) preguntando constantemente lo mismo?

Cómo os contamos ayer, éste post tiene la finalidad de reírnos todos juntos, de aprender, de conocer la otra cara de la moneda, y empatizar.

Espero que os lo paséis tan bien como nosotros!

Cómo ser blogger sin morir en el intento: cuando tus camaradas hacen de tu asqueo unas risas infinitas (Volumen 1)

Hoy la cosa no va de recetas. Va de risas, de compañerismo, de como mejorar un día y de como ayudaros a empatizar con nosotros, los bloggers.

De todos es sabido, lo que me asquea que una y otra vez la gente pregunte lo mismo, cuando:
– se ha hablado de ello (y se puede usar el buscador de la web, de google, del facebook)
– no se han molestado en leer el post
– NO HAN MIRADO NI LA IMAGEN PUESTA.

Y antes de petar públicamente, entre camaradas bloggeros, compartimos nuestras aventuras y desventuras, aquellas que vivimos, tras las cuentas de instagram, las de facebook etc, que a menudo frecuentáis.

Con éste post, queremos, de una forma divertida, haceros ver, lo que es estar en nuestro papel por unos cuantos post. Porque si, este es el primero de varios.

Gracias a todos mis compañeros y compañeras que hicieron de ese momento de frustración, el mejor momento del día. Horas de risas y lágrimas.

PD: os reto a ver si adivináis qué personaje disney corresponde a cada blogger.
PD: no podréis encontrar dicha conversación en ningún sitio ya que es un grupo de facebook privado :D
PD: Me haría enormemente feliz, que agradeciéseis conmigo, a mis compañeros bloggers, no sólo de cocina, también de divulgación científica, los que hablan de manualidades, los psicoterapeutas… En definitiva, a cualquier persona que en internet os haya sido de utilidad alguna vez, su trabajo, su tiempo y su esfuerzo. Porque aunque no necesitamos palmaditas en la espalda, soy de las que cree, que ellos valen oro.

TODO EMPEZÓ POR ÉSTE BOOMERANG….

 


En el que queda claro que se trata de Mantequilla de cacahuete, sin azúcar, pone el precio, y dónde comprarla.

Para los que no conozcáis Instagram Stories, permite poner la dirección de google maps (dónde pone “yang kuang”, clikas encima y aparece la dirección y coordenadas…)

Empiezo el post de Facebook diciendo:
“Subo este Boomerang a Instagram con la ubicación y flechitas de donde comprarlo.

5 privados van ya preguntándome DÓNDE? (Ni hola ni gracias ni pollas en vinagre)

Igual me revienta el hígado hoy (me desahogo con vosotras que aunque estéis hartas de leerme sé que os partís el culo)”

Y empiezan las risas….

01020304

Quedan varios posts por subir al respecto, ya os pido disculpa por la cutrez de los pseudónimos y fotos, pero es que, era completamente necesario subirlo.

Es nuestra forma de deciros: por favor, pensad antes de escribid, y empatizad, con quién habláis.

Yo sé que soy una rancia y una seca en las redes sociales, porque soy yo misma, y no pretendo caer bien a todo el mundo. También aprendo a no contestar, antes que contestar demasiado borde.

Pero al parecer, es un problema que tenemos todos los bloggeros.
Estas imágenes, y las que están por seguir subiendo, son una ilustración de TODAS las chorradas (y ya lo siento si ofendo a alguien) que tenemos que aguantar, aquí los mendas, por tener un blog público y gratis.

Espero que os riáis como lo hicimos nosotros.

Más y mejor, mañana!!

Sopa de cebolla

IMG_2209.JPG

Antes de que se me echen los lobos encima (sabe más el diablo por viejo, que por diablo) ésta no es la versión de ninguna sopa típica de ninguna región del mundo.

Es, básicamente una sopa de cebolla, que me encanta. Es suave pero a la vez sabrosa.

La hice con cebollas “dulces” o blancas, porque no hacen llorar, que para llorar, ya tengo las noticias. Lleva muy pocos ingredientes pese a que si se tarda bastante en hacerla.

Ingredientes para 6 raciones:
– 6 cebollas dulces o blancas (podéis ver una foto aquí)

– 3 cdas soperas rebosantes de aceite de oliva virgen extra (Ésto es lo que leéis como AOVE en  muchas recetas, pero vamos, que googleando se aprende mucho)

– 1’2L de agua filtrada (yo tengo una jarra filtradora pero podéis usar el agua que queráis, a mi es que no me mola comprar agua embotellada por el uso de plásticos, y la del grifo a palo seco me da asco)

– 200ml de ron moreno (yo usé uno barato, pero si os queréis poner exquisitos echarle un bacardi de 18 años, pues cada uno a lo suyo)

– 2 cdas soperas rebosantes de levadura de cerveza o nutricional si eres alérgico o intolerante al gluten o tienes alguna movida contra él.

– 1 pizca de sal yodada

– pimienta recién molida

– 1 cda sopera de perejil seco o perejil fresco picado al gusto

– 1cubito de caldo concentrado de verduras sin glutamato monosódico ni aceite de palma (y evidentemente vegano)

PROCEDIMIENTO:

1. Pelamos las cebollas y las picamos en juliana.

2. Calentamos en una olla mediana el aceite y añadimos la cebolla dentro, removemos, tapamos y dejamos cocinar a fuego lento hasta que por efecto del calor la cebolla se vaya pochando. Vamos removiendo de vez en cuando. Ésto dura unos 20-25min.

3. Cuando ya esté casi pochada, añadiremos el ron y removeremos bien, dejamos cocinar 5minutos y añadimos el cubito de caldo de verduras + el agua.

4. Tapamos y dejamos cocinar a fuego medio casi 1h. Si necesita un poco más de agua, ponedla de a poco.

5. Sabremos que está hecha porque la cebolla se ha transparentado casi del todo. Es momento de apagar el fuego, dejamos enfríar un rato.

6. Una vez templada, añadimos el resto de ingredientes y trituramos hasta conseguir homogenizar.

 
La cebolla es un alimento bastante barato, bastante diurético, pero a la par, rica en minerales, por lo que, malo sería que te diese una hipotensión por ello. En cualquier caso, si os comento, que os podéis estar yendo a ver al Sr. Roca para aguas menores cada 2×3 por ésta sopa, y que igual, muy probablmente, los pedos huelan a muerto.

Pero vale la pena. Está deliciosa.

Magdalenas sin azúcares añadidos, y sin gluten (usando dátiles y mantequilla de cacahuete)

whatsapp-image-2017-01-15-at-21-39-50

Últimamente me siento un poco como el año 2000: versionando los mejores éxitos de otros años. Así que aquí me tenéis, después de versionar la quiche para convertirla en croquetas sin gluten, versiono las magdalenas sin azúcares para convertirlas en gluten free.

La era GlutenFree and remixVersion ha llegado a http://www.comoservegano.com 
(Ésto suele ocurrir cuando una no tiene muchas ideas porque su cabeza está metida en otras cosas importantes, y quiere mantener activa su faceta de activismo vegano. Cuando no puedes crear algo nuevo, mejora o añade un plus a algo viejo. Ésto es de primero de marketing, señores.) 

Ingredientes para 7 magdalenas grandes:
– 7 dátiles medjoul.
– 1 yogur de soja sin azúcar (por ejemplo, los de Alcampo marca blanca, los de Sojade).
2 cucharadas soperas de mantequilla de cacahuete smooth de Myprotein.
1 cda sopera rasa de aceite de coco crudo de MyProtein.
– 100-150ml de leche de soja sin azúcar (Por ejemplo “Soja ligera” de carrefour, Yosoy normal, o marca blanca Hacendado).
– 140gr del mix de harina sin gluten (ésta concretamente, podéis probar con harina de trigo sarraceno, pero como tiene un sabor peculiar, me aventuré primero con éste mix) La conseguí en ecocentre, en barcelona. Podéis buscarla on-line si no sois de aquí.
– 1 cucharadita de levadura en polvo estilo “Royal”.
– 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
7 botones de chocolate de MyProtein.

AVISO A LOS NAVEGANTES: Los botones de chocolate son chocolate puro, amargo, sin endulzantes, por lo que si el contraste de sabores no es lo vuestro, podéis obviarlo :)

PROCEDIMIENTO:

1. Lo primero de todo, es poner a calentar el horno, con calor arriba y abajo, y aire, a 180ºC.

2. En una batidora, con el accesorio picador, ponéis los dátiles deshuesados, con el yogur, la mantequilla de cacahuete, el aceite de coco y la leche de soja. Trituráis hasta que se forma una crema.

3. Vertemos el contenido en un bol/ensaladera, y añadimos la harina, el bicarbonato sódico y la levadura. Mezclamos bien hasta homogenizar.

4. Rellenamos los papeles de magdalenas, 3/4 y añadimos por encima los botones de chocolate troceados.

5. Horneamos de 15 a 20min o hasta que estén hechos.

whatsapp-image-2017-01-15-at-21-39-41

Croquetas sin gluten (Más fácil de lo que os pensáis)

croquetasingluten

Si sois habituales en mi blog, os debe sonar la quiche de puerros y champiñones. De hecho, los que me seguís también en otras redes sociales, habréis visto que ha sido nuestra cena de navidad con amigos y familiares.

Pues bien, las croquetas sin gluten se hacen EXACTAMENTE IGUAL que el relleno de la quiche.

Con un par de cambios que os comentaré aquí.

Realmente podéis hacerlo del relleno que gustéis: podéis añadirle tofu, o ponerle otras verduras, e incluso otras especias.

La base es la siguiente: (remarcaré en negrita los cambios que hice para que fuese 100% sin gluten)

INGREDIENTES: 
– 300gr de champiñones
– 2 puerros
– 1 cebolla de verdeo grande (o cebolleta) (¡¡QUE NO OS QUITEN LA PARTE VERDE EN LA VERDULERIA, QUE TAMBIÉN SE USA!!)
– 1 zanahoria mediana-grande
– 1 calabacín mediano
– 1/2 pimiento rojo mediano
– 600ml de bebida de soja sin azúcar
– 1 cubito de concentrado de caldo de verduras sin gluten

– 6 cucharadas soperas rebosantes de maicena o harina fina de maíz
– aceite de oliva
– sal y pimienta
– perejil fresco
– romero (preferiblemente fresco, si no, podéis usar seco)
– 75-100ml de vino blanco.

PREPARACIÓN:

1. Cortamos en juliana el puerro y en dados la cebolla de verdeo (solo la cabeza) Pelamos la zanahoria y la rayamos. Rayamos el calabacín (con piel). Picamos fino el pimiento
2. Ponemos aceite en una olla mediana antiadherente, calentamos y sofreímos todo lo anterior.
3. Mientras, cortamos lo verde de la cebolleta, y lo reservamos
4. Lavamos y laminamos los champiñones. Reservamos
5. Cuando lo de la olla esté casi hecho, añadimos lo verde de la cebolla de verdeo. Sofreímos 5minutos más.
6. Añadimos los champiñones, el romero y el perejil bien picado, removemos bien y dejamos sofreír 5 minutos.
7. Añadimos el vino, el cubito de caldo de verduras y dejamos reducir.
8. Removemos y cocinamos los champiñones hasta que estén listos.
9. Salpimentamos.
10. Añadimos 400ml de bebida de soja sin azúcar y llevamos a hervor.
11. Mezclamos los 200ml de bebida de soja sin azúcar restante con las 6 cucharadas soperas rebosantes de maicena hasta que quede un liquido espeso similar a una nata. No deben quedar grumos.
12. Trituramos todo el contenido de la olla y una vez homogenizamos, añadiremos la mezcla de los 200ml de bebida de soja + almidón de maiz a la olla, y toca remover bien hasta que espese mucho.
13. Dejamos enfriar 24h en nevera.

REBOZADO:

– 2cdas soperas de harina fina de maíz, o almidón de maíz
– 2 cdas soperas de harina de garbanzos
– bebida de soja y sal
– pan rallado sin gluten (podéis encontrarlo en tiendas a granel, herboristerías, tiendas eco, sección eco y alimentación especial de grandes supermercados)

Preparación del rebozado y montaje:

1. Mezclamos la harina de garbanzo y la maicena y seguidamente añadimos la sal negra, la pimienta y por último la leche al gusto.
2. Necesitaremos una ensaladera llena de agua donde poder ir mojándonos las manos cada vez que queramos montar una croqueta.
3. Un plato con pan rallado sin gluten (que iremos cambiando ya que el pan del plato se irá apelmazando)
4. Finalmente: nos mojamos las manos en agua, y las escurrimos la una con la otra (no uséis trapos), coged un pedazo de masa y dadle forma de croqueta o de bola, pasadla primero por pan rallado, luego por la mezcla de harinas con leche vegetal y de nuevo por pan rallado, acabando de darle forma con la mano. Repetir el proceso hasta terminar la masa.

COCINARLAS:
Yo recomiendo fervimientemente que sean fritas, sumergidas del todo (si no queréis gastar mucho aceite usad una sartén pequeña) en aceite MUY caliente. De lo contrario, se espachurrarán.

CONSERVACIÓN:
– En la nevera aguantan 24h una vez montadas (sin cocinar)
– En el congelador, 6 meses, bien aisladas (por ejemplo, en un tupper, en una bolsa con cierre hermético etc)
croquetsaingluten