¿Quién hay detrás de “Cómo ser vegano”?

Mi nombre es Arantza Muñoz.

Soy técnico superior en Dietética (Dietista). De hecho, mi camino hacia el veganismo y la abolición del especismo, de algún modo empezó con mi formación como dietista.

Siempre he sido amante y defensora de los animales. Desde pequeña, un poco como todo el mundo, mi sensibilidad hacia ellos era enorme. Pero nos educan en una sociedad que nos elimina esa sensibilidad y concepto de la realidad para con ellos.

1459298_10202826292925563_1562289350_n

En 2010 empecé a estudiar Dietética, y mi primera pregunta para mis profesoras fue “¿Es posible ser vegetariana y estar sana?” Por entonces, el concepto “vegano” era extraño y poco común, por lo que me limité a preguntar si una alimentación sin carnes, pescados o cualquier subproducto que requiera de la muerte del animal (gelatinas, pieles) era viable.

Su respuesta fue si. Mi reacción fue automática. Dejé todo aquello atrás y me inicié en el vegetarianismo.

Cómo dato curioso, por entonces, pesaba alrededor de 110kg. Mi altura era de 1’64m.

Debido a mi obesidad abdominal, padecía constantemente pirosis estomacal (acídez con reflujo gastro-esofágico). Soy asmática, y debido al peso que tenía, los esfuerzos que debía hacer para moverme, subir escaleras, o incluso, respirar mientras dormía, empeoraban mi situación.

Mis analíticas parecían las de una persona muy enferma: Hipercolesterolemia, hipertrigliceridemia, prolactina por las nubes.

Sufro de Ovario poliquístico, por lo que, hasta entonces, mis reglas, además de dolorosas y abundantes, también eran muy irregulares, pudiendo aparecer 2-3 veces al mes o no aparecer en varios meses. Y en las analíticas, la androsterona salía muy elevada.

En mi familia, las mujeres, especialmente por parte de padre, tenemos tendencia a cabello fino, con mucha tendencia a caerse y romperse. Pero se vio acentuado en ésta época de mi vida.

22291_10206987672757458_8160691212175388166_n


11 meses después
de dar el paso al vegetarianismo, pesaba 52 kg menos. Me había puesto en 58kg. Mis analíticas estaban perfectas. Mi menstruación se había regulado. Mis migrañas y dolores de espalda habían descendido considerablemente. Usaba una 38 de pantalón. Y había comenzado a hacer ejercicio. Me sentía mejor que nunca.

10338835_10204040704485093_4037821100042241632_n

2 años después, en verano de 2013 llegó a mi el video de “El mayor discurso que jamás escucharás”. Y apenas 20minutos después de darle al play, le di al pause, fui a mi nevera, cogí todos los lácteos y huevos que restaban en ella, se los di a la vecina, y volví a la habitación a acabar de ver el vídeo. Ese 8 de agosto de 2013 mi vida cambió por completo. Desde entonces no he vuelto a tener dolores musculares/de espalda. Mi asma sólo es algo notoria en primavera, con la alergia al polen. Y me estabilicé en un peso saludable entre 62 y 64kg con un % de masa grasa que oscila entre 20 y 23% (debería poder bajarlo hasta 18% algún día si hiciese más ejercicio…)

Apenas 1 mes después empecé a cocinar más asiduamente, y con ello, incié el blog, fruto de constantes demandas de mis amigos y familiares, bajo la excusa de “qué fácil es ser vegano si cocinases tú”. Entonces pensé que gracias a mis conocimientos como Dietista, y mis inquietudes culinarias, podía ayudar a la gente a dar el paso al veganismo, sin morir en el intento.

De ahí nació mi mayor forma de activismo contra el especismo y el holocausto animal.

10947317_794796743924565_8827260231719103451_n

Todo lo que hay en el forma parte de mi. Desde las bromas, las fotos, la forma de redactar y las recetas (salvoque especifique lo contrario). Al fin y al cabo, es un blog personal.

1888710_10203614445108875_322850911_n

Tengo la enorme suerte de haberme encontrado en la vida, no sólo con personas increíbles, si no con lo más bonito que he visto en el mundo: Danna, y Gordo. Los dos gatos con los que comparto mi vida. Ambos llegaron, como las mejores cosas, de forma inesperada y no planeada.

Danna llegó cuando recién me independicé. Un compañero de trabajo acababa de ser padre y su mujer consideraba que los gatos ya no eran bien recibidos en casa. Yo era tremendamente alérgica a los gatos, y ni si quiera sabía como era Danna. Sólo le dije “Mañana, 23 de Enero de 2013, a las 16h en el veterinario de Vilapicina” y cuando llegué al veterinario, me enamoré. Era sencillamente perfecta. Casi podría asegurar que yo misma la había parido. Tenia mis ojos. Y algo me decía que su alma y la mía ya estaban conectadas de antes. Tras 30 durísimos días a base de antihistaminicos, superé la alergia y ahora vivo más feliz y completa de lo que nunca lo fuí…

O eso pensaba, hasta que Gordo apareció en mi vida. Fui a dar unos talleres de cocina vegana a Madrid, el 5-6 de diciembre de 2014. Estaba en la cola de Veggie Room, la tienda vegana la que recurro siempre que visito la capital. Explicándoles a los chicos que me estaba planteando adoptar un compañero de vida para Danna. Y de pronto, un ángel de la guarda, llamada María me tocó la espalda y me dijo que ella llevaba 2 años alimentando a Gordo en la calle. Y al final un mes antes, lo acogió en casa y le estaba buscando un hogar. Viviamos a 600km de distancia. Pero la vida nos unió.

Son sencillamente perfectos y creo fervientemente que estamos hechos los unos para los otros.

Para aquellos que se pregunten, resido en Barcelona. Y actualmente he emprendido on-line ejerciendo como Dietista On-line. Sigo formándome para mejorar, como profesional, en lo que es mi pasión.

Soy dietista Vocacional, y considero que el asesoramiento debe estar al alcance de todos, independientemente de dónde vivas, cuáles sean tus horarios de trabajo.

Si quieres más información acerca de mis servicios puedes hacerlo enviándome un e-mail a dietistaetica@gmail.com

12734019_1656562031275715_3317339164585434585_n.jpg


Cáterings, talleres de cocina, eventos solidarios y colaboraciones comerciales:
comoservegano@gmail.com